Las malas prácticas de marketing

Por: José Hidalgo Solís

imagesCada vez es más común encontrar campañas de marketing con activaciones y publicidades de todo tipo en las que se utilizan a mujeres escasas de ropa, con la finalidad de captar la atención de nuevos clientes y de conseguir algo de lealtad en consumidores vigentes. Si analizamos estos mecanismos llevados a cabo por la gestión comercial como efecto (consecuencia), es fácil concluir que hay, al menos desde mi punto de vista, tres causas posibles, en una relación sencilla de causa-efecto.

Lo primero que se me viene a la mente es que los productos como tal no son lo suficientemente beneficiosos. Si lo fueran, bastaría que las campañas de marketing estén enfocadas en transmitir los valores y atributos de los productos como para que los consumidores se decidan en adquirirlos. ¿Será acaso que los bienes y servicios que venden las empresas no son realmente funcionales? Tal vez, cada uno tendrá su propia respuesta. Yo creo que muchos productos que se ofertan en los mercados reúnen las condiciones necesarias como para satisfacer las necesidades de los consumidores.

La segunda opción es que los profesionales de marketing no tienen la capacidad de transmitir los valores de un producto sin tener la necesidad de emplear elementos ajenos al producto, como por ejemplo mujeres en ropa interior, para lograr captar la atención del mercado objetivo. ¿Será acaso que los profesionales de marketing están algo escasos de creatividad? Tal vez, cada uno tendrá su propia respuesta. Yo creo que el mundo está lleno de profesionales de marketing con la debida formación académica, creativos y cualificados.

Finalmente, pienso que es posible que en estudios llevados a cabo a detalle por diferentes empresas, hayan arrojado la terrible conclusión que los hombres son lo suficientemente vulgares, como para necesitar una imagen poco pudorosa que capte su atención y los lleve a tomar la decisión de adquirir un producto. ¿Será acaso que los hombres necesitan una mujer en ropa interior para decidir qué producto comprar? Tal vez, cada uno tendrá su propia respuesta. La mayoría de la mujeres contestarán que Sí. Yo creo que no.

Ahora bien, si desde mi punto de vista los productos son lo suficientemente funcionales como para satisfacer las necesidades de los consumidores, además si los profesionales de marketing gozan de mucho prestigio, formación, experiencia y creatividad, y si finalmente los hombres no necesitan ver mujeres semi-desnudas para adquirir un producto, ¿por qué muchas empresas utilizan en sus campañas comerciales a mujeres en ropa interior para lograr conseguir más clientes? Me parece que la culpa es compartida.

Primero creo que los Estados a nivel mundial no se preocupan de velar por los valores y principios estructurales que rigen toda sociedad. Lo correcto es que las leyes de comunicación y de amparo a los consumidores establezcan sanciones a las empresas que utilicen este tipo de campañas para captar la atención de consumidores. Con un Estado plenamente consciente y responsable campañas comerciales de este tipo deberían estar totalmente vetadas.

En segundo lugar, me causa mucha alegría ver como la mujer cada día va ganando un mayor protagonismo en la sociedad, es positivo que agrupaciones a nivel mundial luchen por defender la igualdad de derechos y en darle a  la mujer el espacio que se merece. Sin embargo, la mayoría de estas agrupaciones no han terminado de caer en cuenta, que a través de campañas comerciales en las que se emplean a mujeres en ropa interior, se las están utilizando como objetos de impulso comercial, lo que sería igual a una promoción de 2×1 o a un cupón de descuento. Me parece que estas agrupaciones deberían desarrollar campañas en contra de este tipo de publicidades.

Por otra parte, creo que la sociedad como tal no se protege, ni se cuida a sí misma. Las personas toman actitudes totalmente pasivas ante este tipo de acciones comerciales que pueden poco a poco perjudicar mucho a la sociedad. Los ciudadanos deberían rechazar campañas de marketing en las que se incluya a mujeres en ropa interior.

Peter Drucker, considerado como el más grande filósofo del management en el siglo XX, dijo: “el objetivo del marketing es que las ventas resulten superfluas”. Esto quiere decir que las campañas comerciales deben estar destinadas a transmitir la propuesta de valor de los productos, de tal manera que la venta se dé por añadidura.

Benditas las empresas y los empresarios que desarrollan campañas comerciales honestas, muy mal por aquellos empresaurios que practican actividades de marketing maldito…….

Esta entrada fue publicada en Marketing, Publicidad, Ver artículos. Guarda el enlace permanente.

Tu opinión es muy valiosa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s