Los elementos de la Inteligencia Emocional según Daniel Goleman

Hacia el final del siglo XX mientras los especialistas iban profundizando en el conocimiento acerca de cómo opera el cerebro humano y de qué manera éste puede determinar los estados de ánimos de los individuos, se empezó a valorar las emociones con una relevancia nunca antes vista, básicamente considerando la forma que este aspecto influenciaba en el comportamiento de las personas y el desenvolvimiento de la sociedad en general.

Paralelamente se debe decir que las empresas y el mundo laboral han experimentado una verdadera revolución, la globalización y las nuevas tecnologías han venido exigiendo, cada vez más, ambientes de trabajo en los que predomine el buen clima, la comunicación bidireccional, el liderazgo inclusivo, la toma de decisiones escalonada, entre otros nuevos atributos. La figura del jefe manipulador, amenazador y mal genio definitivamente forma parte del pasado.

Con estos dos antecedentes, en el año 2020 ya se puede rotundamente concluir que un gerente o un jefe que no mantenga un equilibrio adecuado entre su capacidad intelectual y su inteligencia emocional automáticamente pasa a formar parte de un grupo de profesionales a los que podríamos denominar “obsoletos”, lo que significa que están fuera de cualquier posibilidad de liderar una organización en las condiciones actuales.

El modelo de formación general está sobretodo orientado a fortalecer aspectos relacionados a la capacidad intelectual de los individuos, por lo tanto la tarea pendiente queda del lado de la inteligencia emocional, y es allí donde los jefes y gerentes deben trabajar fuertemente para lograr tener un liderazgo equilibrado que redunde en mejores resultados para sus organizaciones.

Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia Emocional, es uno de los autores que más ha contribuido en el desarrollo de este tema como materia de estudio. Goleman insiste en que el liderazgo no tiene que ver con el control de los demás sino con el arte de persuadirles para colaborar en la construcción de un objetivo común.

En su libro, Goleman sintetiza su aportación destacando los elementos que conforman el liderazgo emocional:

  1. Organización de grupos: es la capacidad para crear, estructurar y desarrollar equipos de trabajo.
  2. Negociar soluciones: es la capacidad de generar coincidencias de criterios, puntos en común y un pool de soluciones con las que todos los integrantes del equipo estén cómodos.
  3. Conexiones personales: es la capacidad de generar relaciones interpersonales; consiste en dejar de ver a los colaboradores como números (ej. Tenemos 3 vendedores) y empezar a verlos como personas, para generar una sintonía verdadera con ellos.
  4. Análisis social: es la capacidad de comprender las diferentes realidades de cada miembro que forma parte del equipo de trabajo, para con ese antecedente generar relaciones sostenibles.

Finalmente, deseo cerrar este artículo con una frase que resulta contundente “Los gerentes son contratados por su capacidad intelectual, pero son despedidos por su inteligencia emocional”. Así que manos a la obra!!

Tu opinión es muy valiosa, deja un comentario: (web opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: