¿Cómo la publicidad negativa ha aumentado la venta de cigarrillos?

Fumar puede ocasionar cáncer, apoplejía, aneurisma de la aorta, bronquitis crónica, enfisema, diabetes, osteoporosis, artritis reumatoide, catarata, empeorar los síntomas de asma, neumonía, tuberculosis, debilita la función inmunitaria, dificultad para quedar embarazada, mayor riesgo de aborto, embarazo ectópico, entre otros males.

Devastadores estudios demuestran los cientos de miles de muertes que el cigarrillo causa a nivel mundial. Por ejemplo, Estados Unidos presenta 480.000 muertes prematuras al año, tanto por fumar cigarrillo como por estar expuestos al humo del tabaco. De estas muertes, el 36% corresponde a cáncer, 39% por enfermedades cardiacas y apoplejía, y el 24% por enfermedades pulmonares. El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos indica que los índices de mortalidad entre los fumadores son casi tres veces más altos que en las personas que no han fumado nunca. Lo que además a Estados Unidos le cuesta unos $167 mil millones todos los años en sanidad.

Con antecedentes como estos se activó años atrás una campaña promovida por la Organización Mundial de la Salud para erradicar el consumo del tabaco a nivel mundial, la cual consistía en prohibir que las empresas tabacaleras publiciten sus productos de manera regular y que adicional a esto los empaques de cigarrillos lleven fotos horrendas con llagas abiertas, órganos descompuestos, dientes podridos, cadáveres, personas deprimidas, etc. Además de mensajes como “Fumar mata” o “Fumar te causa impotencia sexual”.

Sin embargo, en esta industria cada día se venden aproximadamente 15.000 millones de cigarrillos, lo que equivale a 10 millones de cigarrillos cada minuto. Se estima que en todo el mundo alrededor de 1.400 millones de personas fuman y lo que es peor, según datos del Banco Mundial, esta cifra podría alcanzar los 1.600 millones de personas para el año 2025.

Pero entonces, ¿qué diablos ocurre con estas personas que continúan fumando? ¿Acaso se creen inmunes a los riesgos que fumar conlleva? ¿Por qué estos cientos de miles de personas en todo el mundo no piensan en la manera en el que el humo de sus cigarrillos afecta crónicamente la salud de los demás?

Un estudio realizado entre el 2004 y el 2007 por Martin Lindstrom y presentado en su libro Buyology nos ayuda a entender qué es lo que realmente ocurre detrás de esta curiosa realidad. Treinta y dos fumadores formaron parte de un total 2.081 voluntarios de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Japón y China que participaron de este estudio, considerado el más grande de la historia del Neuromarketing.

El estudio llevado a cabo por Lindstrom buscaba respuestas no en superficialidades, porque en el fondo estaba seguro que las respuestas que iba a obtener no serían del todo sinceras, ya sea por vergüenza, depresión, angustia, etc. Sabía por tanto que donde encontraría respuestas fidedignas era en el cerebro, y fue allí donde se enfocó.

Utilizando resonancias magnéticas como herramienta de investigación, El estudio concluyó que las advertencias escritas en los lados y en las partes frontal y posterior de las cajetillas de cigarrillos no suprimían en absoluto el deseo de fumar, cero efecto. Por lo tanto, todos los miles de millones de dólares invertidos en publicidad negativa por más de cien países alrededor de todo el mundo habían sido totalmente inefectivos.

La peor parte está por venir, el estudio arrojó el escalofriante dato que la publicidad negativa en las cajetillas en realidad habían activado una zona del cerebro llamada núcleo accumbens, también conocida como “el punto del ansia”. Cuando esta área específica del cerebro se activa, el cuerpo automáticamente empieza a pedir más y más dosis hasta lograr saciar el ansia.

Por lo tanto, como conclusión del estudio se podía lamentablemente concluir con facilidad de que la publicidad negativa no sólo que no evitaba el deseo de fumar, si no que por el contrario, activaba al individuo a querer prender el próximo cigarrillo.

El próximo 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco promovido por la Organización Mundial de la Salud OMS. El Dr. Tedros Adhanom, Director General de la OMS indicaba en el 2019 que “cada año, el tabaco mata a 8 millones de personas, cómo mínimo, y varios millones más padecen cáncer de pulmón, tuberculosis, asma o enfermedades pulmonares crónicas causadas por el tabaco”.

Este artículo tiene como objetivo solidarizarme con todas las personas que han perdido familiares producto del consumo del tabaco en todo el mundo, y de además advertir a los que aún fuman que la publicidad negativa no los ayudará, realmente la solución está dentro de cada uno. Ánimos!!

Bibliografía:
– Buyology, Martin Lindstrom.
– Organización Mundial de la Salud OMS.
– Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

Tu opinión es muy valiosa, deja un comentario: (web opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: